Eran dos y siempre serían dos

Iba en el vagón número 2, silla 46, en uno de aquellos trenes que han recorrido los caminos férreos de la Alemania de todos los tiempos. Tenía los tiquetes listos sobre la mesa para cuando el inspector de tiquetes los pidiera.

Le reconfortaba la soledad en el tren, pues particularmente aquel día quería la compañía de sus propios pensamientos y sentir la intensidad de los latidos de su corazón, un poco agitado por lo sucedido.

Seguir leyendo

El Molino Rojo

Entre las cortesanas y las creaturas circenses, entre el aroma embriagante de las calles del inframundo, entre las luces tenues escondidas por la neblina, levitan ellos vestidos de gala, como si fueran parisinos genuinos, hijos del romance y también del vino.
Pintores de talento indescriptible, que dejan en el óleo muestras irrefutables de la lujuria de sus trazos; escritores que transportan a lugares inimaginables, en donde el frenesí reina entre los laberintos; actores que invitan a encarnar apasionadamente a personajes que han sido creados sólo para el disfrute de la noche; bailarines que eroticamente contagian de energía rítmica a los transeúntes; policías destinados a mantener el orden del amor, el drama y el delirio. Así es la vida en la vecindad del Molino Rojo.

Seguir leyendo

Luna

En el bosque, las energías constelan. Y ellas se reúnen rodeando a la mujer que las ha invocado para iluminarla con su luz de luna.

En un acto de solidaridad amoroso, ellas le ayudan a sanar, a preparar el camino para las mujeres que vendrán, aquellas que nacerán de sus entrañas y también de sus palabras.

Seguir leyendo

¿Sabes quién es ella?

Cuando llegó a casa era una plantita pequeña, de capullos un tanto adormecidos, plantada tímidamente en el centro de una matera. Eso fue al principio de la primavera pasada.
Mientras el sol la acariciaba, ella trepaba las paredes y se elevaba, mientras compartía su cama con otras enredaderas, que mas que al cielo buscaban a la tierra.

Seguir leyendo

Enchanted melody

This is what our home is made of, notes and music, words and poetry.

It is the rocking chair, the dim light, the cat and the song that made us cry.

The song that could speak on our behalf, the song that touched each other so profoundly, the song that for the first time in months made us see one in front of the other.

Seguir leyendo

In the mood for love

Hermosa, melancólica y desesperanzadora.

El amor y el desamor enredados entre cuatro, dos fantasmas y dos amantes fingiendo no amarse, haciendo del amor un juego imposible.

Seguir leyendo

Amor, Muerte & Destino

Había pasado poco menos de una semana y la esperanza de encontrarlo con vida se había casi desvanecido, quedaba la culpa y el remordimiento por no haber hecho, al menos, lo necesario para salvarlo de la muerte. Sin embargo, en la alberca del segundo patio de la vieja casona en La Candelaria, justo junto a la puerta de la casita que hasta hace un par de semanas había estado habitada por su dueño, estaba el pobre gato, sucio, flaco, sin fuerzas. Pero sobre todo con una tristeza tan profunda que apenas le permitía abrir sus grandes ojos azules.

Seguir leyendo

Este blog anida una colección de historias y poemas escritos al amor, a la vida y a la muerte, que tienen su génesis en el intercambio epistolar sostenido breve y fértilmente entre Rafael de Antigua y el Hada Candelaria hace casi una década.

El origen de sus cartas se forjó en El Ventorrillo, en donde junto al borrachero y a la sabiduría del Taita Cofán y del Yagé, ambos escritores encontraron un útero amoroso que los alojó y protegió hasta que ambos pudieron volar. Ella al otro lado del océano azul y él al interior de las montañas en su propia tierra.

Hoy el Hada Candelaria comparte su trabajo, deseando infinitamente que los lectores lo disfruten.

La Candelaria, Bogotá, Marzo de 2017

La luz en la oscuridad

Ellos tenían destinos distintos.

Ella venía del África. Había nacido de la trilogía de los tambores Batá, en la mística región Yoruba, bajo un sol radiante que tostó su piel intensamente y le dió ese aire imponente de diosa de la muerte. Había crecido al ritmo de la percusión que marcaba danza y guerra al mismo tiempo, entre el arado hostil, las batallas tribales y la sanación que no cura solamente al cuerpo.

Seguir leyendo